15 may. 2012

Entrevista a Willo - 15/05/2012

DIMARTS 15 DE MAIG DE 2012

MARTES 15 DE MAYO DE 2012
Entrevista a William Arunategui "Willo", mimo, cuentacuentos, Pedagogo teatral y animador sociocultural

"LAS DIFERENTES MANIFESTACIONES CULTURALES GENERAN CONVIVENCIA Y CREAN COHESIÓN, PERO LA GENTE NO ESTÁ DEL TODO SENSIBILIZADA"

POR MARIA J. ORIA Y HELENA ROURA

William Arunategui "Willo" en La Casa-Taller, en el Raval. Fuente: Helena Roura

Willo (Cali, Colombia - 1965) gesticula en todo momento. Su expresividad no tiene límites y su sonrisa, tampoco. Sentado en un taburete de madera y con una taza de té y un libro en una de las mesitas de La Casa-taller, este mimo, cuentacuentos y animador sociocultural nos cuenta su historia, cómo llegó el Raval de Barcelona y los proyectos que lleva a cabo en el barrio, como El Giro de la Peonza o de la Baldufa (catalán). Dejó su tierra con la idea de volver al cabo de 3 años ... Y de eso ya hace 20.

En pocas palabras, ¿qué es para ti el teatro?
 
El teatro es una parte de mí, casi tres cuartos de mi vida. En una palabra: para mí el teatro es disfrutar. La vida es teatro, todos hacemos teatro: sales por la puerta y ya empieza el espectáculo.
 
Cuando nace y se forma tu pasión por la interpretación?

A los 20 años empecé a formarme en el Instituto Popular de Cultura de Cali y me inicié en compañías teatrales como El Globo como actor y formador. Pero quería conocer nuevos horizontes ya través de un amigo entré en la Escuela Internacional de mimodramas Marcel Marceau de París, compaginando estudios con actuaciones en la calle para los turistas. Luego decidí buscar otra rama que me permitiera trabajar directamente con la gente: la Animación sociocultural. Por motivos sentimentales (y paternales) me fui a Lucerna, en Suiza, donde trabajé 11 años como pedagogo y animador sociocultural con temas de anti-racismo, integración y con diferentes ONGs, en esos años decidí especializarme, entonces en las técnicas corporales y gestuales teatrales de Jacques Lecoq. En 2004, después de haber pasado unos cuantos veranos alrededor por España, decidí marcharme del país de los Alpes en búsqueda de mejores oportunidades en el campo de la pedagogía y me instalé con mi familia en Cataluña, primero viviendo en Barcelona, luego ya divorciado en Sabadell, hasta que llegué al Raval. Ahora vivo en la Casa-Taller, un espacio que hace la vez de vivienda y estudio.

La crisis económica y de valores: reinventarse
 
¿Cómo afecta la crisis económica a las artes escénicas?
 
A mí me gusta la crisis. Por la parte económica no tanto, pero sí porque nos hace ver que en esta realidad que creíamos que duraría, que era la buena, de repente descubrimos que se trataba de una burbuja, una ilusión que nos habíamos creado. A quien no le gusta la comodidad y comida del mismo pastel? Pero cuando llega la realidad se nos rompen los esquemas, nos damos cuenta que tenemos que volver al principio: a nosotros mismos. Mucha gente no encuentra trabajo, es una realidad y se queja ... Pero la queja, aquí siempre ha sido un deporte nacional. Nos quejamos por todo! Si hace sol, si llueve, si tenemos trabajo, si no ... Cuando llega la crisis, es cuando pensamos de verdad en las cosas que podemos proponer, que podemos crear.

Y qué soluciones propones?

Con la burbuja teníamos todo el tiempo para pensar "qué hacemos aquí", "hacia dónde vamos", pero ahora la pregunta es: "¿qué tengo que hacer hoy para llegar a fin de mes? Qué debo inventar? ". Sentirse activo, crear. La gente empieza a despertar, a reaccionar. No estoy de acuerdo con las expresiones violentas, pero nos tenemos que expresar si no estamos de acuerdo con la situación real, una fantasía que nos han creado. Cómo debemos continuar? Como dice Dario Fo, "si el teatro que hago no tiene relación con la realidad cotidiana, de qué sirve ese teatro?". Se puede ir a ver una comedia (ríe) que también es necesario, pero incluso las comedias deben tener una relación con la realidad, no? El cinismo en el que vivimos ahora requiere trabajar las tragedias, pero adaptadas a los tiempos modernos, cosa que  a veces el metalenguaje teatral no acaba de entender: palabras rebuscadas, expresiones que en la cotidianidad no se comprenden ... No tienen nada que ver con la realidad. Yo creo que la gente ya no busca tanto el existencialismo sino el realismo, como poder avanzar y afrontar las cosas.
 
Tras el telón: las dificultades de la burocracia
 
¿Qué es el Giro de la Peonza?

 
El Giro de la Baldufa (en catalán) es una parte de mi presente más inmediato. La idea comenzó el año pasado, después de las vacaciones, aunque ya lo tenía pensado desde que fui a un festival de teatro en Suiza. Allí me encontré con amigos que trabajan en diferentes ámbitos culturales y surgió la idea de ir a Colombia a impartir cursos gratuitamente a cambio de aprender de la gente de allà. Pero esto cuesta mucho, sobre todo por el tema de los billetes de avión. Por eso hemos organizado los cabarets.

Cuál es el objetivo principal de estos cabarets y cómo se coordina este espectáculo tan diverso?

Cada cabaret es diferente. El objetivo es sobre todo recoger recursos económicos para poder llevar a cabo el proyecto oficial de La Baldufa. En los últimos 20 años he participado en diferentes cabarets y tengo contactos de alumnos míos de teatro y otros llegan por contactos directos de compañeros del proyecto.

Como está yendo la recaudación?

Es difícil porque sólo se recauda una pequeña parte. Debemos buscar otras estrategias para aprovecharlo de otra manera. Continuamos haciendo otras actividades, como talleres y cabarets dobles cada dos meses, porque si no es muy estresante. Ahora tenemos que decidir qué pasará con La Baldufa a nivel del grupo creado y porque tenemos que perfilar las dificultades burocráticas en Colombia, que dificultan la comunicación desde esta distancia con los encargados de las actividades culturales de los municipios. Es necesaria una persona que esté presente continuamente allá para que el proyecto funcione. Hasta el momento la empresa cultural y sponsor que hemos encontrado no nos ha dado respuesta. Por eso hemos decidido cambiar de destino, en vez de ir a pueblos cercanos a Cali, iremos mejor a otros de Medellín.

Cómo se produce la fusión de culturas dentro El Giro de la Baldufa?

Conviviendo principalmente con la cultura colombiana y catalana hemos encontrado la forma de fusionarlas: hay cosas que se parecen mucho, sobre todo los juegos tradicionales. La peonza, por ejemplo, es un juego al que hemos jugado todos de pequeños. Por eso el proyecto se llama El Giro de la Peonza, una peonza que viaja, que gira en ideas en común.

El escenario del Raval: el potencial de un barrio multicultural

¿Cuál es tu relación con los teatrillos del Raval?

Cuando llegué al barrio estos teatros fueron un regalo, sobre todo La Riereta.  A Ester  la que dirigía La Riereta, estando sentada como siempre con su cigarrillo, le propuse hacer cursos y me dijo que empezara cuando quisiera. En ese entonces todavía vivía en Suiza pero comencé allí a impartir cursos en verano. Había un equipo de profesores con mucha fuerza y grupos de artistas con una visión muy fresca, en aquella época. Recuerdo la orquesta de salsa La Sucursal, que en esa época ya comenzaba a sonar, esta agrupación es un claro ejemplo de integración cultural.
  
Qué perfil tenían los alumnos en La Riereta?

La mayoría venían de fuera, sólo un tercio era del barrio. Debería haber más lugares y jóvenes promesas que promovieran estas manifestaciones culturales.

Como se suple la "muerte" de La Riereta?

Siento mucho el cierre de La Riereta, era una buena referencia, un teatro que siempre estaba abierto a todos. El propietario dobló el precio del alquiler y no se podía asumir esta carga. Además, se necesitaba dinamizar el lugar y la gente que formaba parte. Pienso que harían falta más lugares como La Riereta. Los otros teatros colocan más requisitos, son más burocráticos. En cambio, lugares como El Llantiol o el Tarantana son de otra categoría y más accesibles.

Potenciar el teatro y el mestizaje de culturas mejora la integración?

Indiscutiblemente, para que las diferentes manifestaciones culturales, las mezclas, hacen convivencia y crean cohesión. Las culturas de aquí no se anular, sino que se deben enriquecer con todas las que puedan o deban convivir. Pero la gente no está sensibilizada. Se debe educar y concienciar sobre la convivencia desde cosas pequeñas, como los talleres abiertos al barrio, las muestras de artistas y actividades ... Aquí es donde se ve el potencial del Raval. Los inmigrantes nos tenemos que integrar, sino se crea un gueto. Los recién llegados precisamente deben integrarse con los compatriotas que ya llevan tiempo aquí para que el cambio no sea tan brusco, impuesto, como a veces lo quieren hacer a nivel institucional.

¿Qué papel juega la Animación sociocultural en España?

El animador sociocultural en España aún no tiene ni la posición ni el nivel de reconocimiento profesional que tiene en Francia o en los países del norte. Alemania o los países nórdicos llevan trabajando desde hace muchos años en este ámbito, son los pioneros con las cuestiones artístico-sociales a nivel de sensibilización de la sociedad, trabajando a través de manifestaciones artísticas sobre alguna problemática ... Aquí esto todavía cuesta. En la calle siempre se intenta captar gente para las ONGs hablando, siempre con el mismo discurso. Y la gente está cansada de escuchar y porque está saturada de tanta información! Si la gente estuviera más sensibilizada, quizás apoyaría más estas instituciones. Con los discursos con que lo hacen todas, no se llega a tener mayor influencia sobre las personas. Existen muchas otras maneras de sensibilizar.

Cuál debería ser la relación entre los artistas y la sociedad?

Creo que los artistas, aquí, todavía están separados de la sociedad y de la vida cotidiana y social. Aunque los tengamos que ir a buscar a lugares determinados, los artistas vivimos como cualquier otra persona. Ahora hasta está prohibido que los músicos toquen en la calle pienso que es un ejemplo de querer evitar esa relación entre las cosas artísticas con la cotidianidad social en una ciudad como Barcelona. El arte no es un privilegio, es un derecho!

Y un servicio ...

Y un servicio! Además de ser un estilo de vida, como cualquier otro. Pero aquí todavía está considerado artículo de lujo de una élite. En otros países, los actores, los músicos o los pintores están en la calle, en parroquias o instituciones. Aquí, sólo si sales en televisión eres importante. Si haces teatro pero no tienes contactos para salir en algún canal, pasas sin pena ni gloria. En cambio, en muchos países de América Latina hacer teatro es parte de la vida cotidiana. Los españoles no tienen muy desarrollada esta capacidad. Siempre me da esa sensación, que las cuestiones sociales están todavía muy alejadas de ser trabajadas desde el punto de vista artístico.

Qué es lo que no deja desarrollar estas capacidades?

Desgraciadamente, nuestra educación está concebida en la cabeza. La historia, las matemáticas, la geografía, las lenguas, son lo más importante. Y en el último nivel están las artes. Todo está en la cabeza, según quienes marcan esto cánones. El cuerpo es sólo un medio de transporte de la cabeza? O en últimas no es el cuerpo quien expresa lo que ocurre en nuestra mente y espíritu? Dentro de la educación no existe la concepción de que el cuerpo se exprese, y el cuerpo es importante, más alá de la educación física. No hay materias de danza obligatorias en la escuela. En la universidad, estoy seguro de que si se pudiera aprender algo artístico  y no precisamente para convertirse en un artista, sino para liberarte, experimentar, para conocerte un poco más interiormente, entonces habría mucha más rendimiento en el resto de asignaturas y como seres humanos pensantes pero también sensibles que somos.
¿Cuál es la escena que más te gusta del Raval?

Desde mi balcón, a veces puedo ver diferentes situaciones que pasan aquí en mi calle. Hay unos personajes muy peculiares frente al bar de la esquina, uno de los más antiguos del barrio. El resto de locales están reformados, son más sofisticados. Pero a mí me gusta mucho ver los personajes de este bar. Hay un bestiario increíble!

Willo coge con las dos manos su taza de té con delicadeza. En su rostro guarda un álbum de expresiones y, a veces, deja entrever alguna desconocida. Afable y simpático, no tiene prisa por acabar esta "charla", como dice él. Él cuenta cuentos, nos explica sus vivencias, sus proyectos, su opinión sobre el Raval. Pero sobre todo reflexiona y hace reflexionar sobre la sociedad y la cultura. Todo ello, Willo tiene un amor especial por la cotidianidad, por la esencia de la vida y la vitalidad de las personas. Se mira al espejo, camuflado entre antiguas recetas de medicamentos que han florecido en forma de rosas. Se despide de nosotros sin decirnos adiós pero invitándonos a otra taza de té, acordando que pronto nos volveremos a ver, si no es por ahí, en algún otro cabaret o en alguno de sus cursos o presentaciones. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.